La Laguna de la Ratosa

La Reserva Natural Laguna de la Ratosa es una zona húmeda de 22,7 ha de extensión, sin salida al mar, con poca profundidad y aguas salobres.

Las aguas de las que se alimenta son procedentes de la precipitación y la escorrentía, por lo que tiene un carácter temporal, asociado a las lluvias anuales.

La vegetación existente en el contorno de la laguna es muy reducida, compuesta básicamente por tarajes, carrizos y juncos, así como el almajo dulce, adaptado a sustratos salinos. Algunos tramos de orilla se encuentran desprovistos de vegetación por el avance de los cultivos, sobre todo olivo y cereales. La laguna de la Ratosa tiene interés florístico debido a la riqueza de especies de vegetación sumergida y a la presencia de la rara y amenazada Althenia orientalis, planta acuática que vive en fondos poco profundos.

La fauna es similar a la de la cercana Laguna de Fuente de Piedra: flamencos, anátidas, cigüeñuelas, avocetas y calamones. La degradación del cinturón perilagunar supone una limitación para el refugio y anidamiento de aves, por lo que sólo es utilizada por éstas como zona de alimentación.